26.08.2015

Vive solo sin quedar en la quiebra

Una de las decisiones más importantes es la de irse a vivir solo. No importa si eres un recién graduado que busca dejar la casa de sus padres, si compartes casa con uno o más roomies o si estás pasando por una separación. Lee los mejores consejos que te damos desde Kredito24 y vive solo sin quedar en la quiebra.

Busca un espacio pequeño

Probablemente estás acostumbrado a vivir en una gran casa con muchas habitaciones y espacio. Al vivir solo no necesitarás esto. Es más, puede ser un problema en la renta y los gastos mensuales. Nuestra recomendación es que optes por un departamento o estudio que son más económicos. Solo necesitas que tenga los servicios básicos, que esté amueblado y que esté cerca de tu trabajo.

Registra todos tus gastos

Uno de los primeros problemas a los que te enfrentarás al vivir solo es la falta de dinero. Si no sabes administrar tus recursos podrías verte sin efectivo antes de la siguiente quincena. Piensa que ahora ya no tienes una familia que te apoye como antes por lo que necesitas llevar un registro de todo lo que gastas. Así podrás eliminar los gastos innecesarios y buscar alternativas para abaratar otros.

Crea un presupuesto mensual

Sabemos que parece aburrido pasar algunas horas al mes organizando todos tus gastos pero es la forma más efectiva de hacer rendir tu dinero. Sé realista al hacer el presupuesto y anota todo, no pases nada por alto. Después, síguelo al pie de la letra.

Recuerda que debes contemplar tus gastos fijos, una parte para ahorro y otra para diversión. Si no lo haces así podrías sentir que te estás limitando demasiado y dejarlo al poco tiempo.

No compres como terapia ocupacional

Antes de comprar cualquier producto piensa si realmente lo necesitas. Es común que al vivir solo te sientas ansioso, estresado o triste y trates de llenar estas emociones comprando cosas que realmente no necesitas.

Piensa en actividades que puedas hacer sin necesidad de gastar demasiado. ¿Organizar una tarde con amigos viendo películas y comiendo palomitas caseras? ¿Salir a trotar o caminar por el parque más cercano? Incluso puedes iniciar tu propio negocio en tus ratos libres y ganar un dinero extra.

Crea tu fondo de emergencias

Al vivir solo podrías encontrarte con problemas que ni te imaginabas. Puede romperse una tubería, podrías tener un accidente o cualquier otra cosa que te hará gastar. Para evitar que estos problemas te dejen deudas o inestabilidad financiera, crea una cuenta de ahorros para emergencias.

Todos los bancos ofrecen cuentas en las que cada mes ahorras una cantidad que tu determinas y ellos invierten pero si necesitas el dinero, está disponible. Este fondo debe tener  por lo menos el equivalente a lo que gastas en tres meses pero cuanto más ahorres, mejor.

Contrata un seguro para inquilino

Como lo más probable es que vayas a rentar en lugar de comprar un inmueble, busca un seguro que te proteja como inquilino. Estos seguros son excelentes porque te ofrecen servicios muy similares a los seguros de hogar y además te protegen en caso de daño al inmueble.

Inicia tu nueva vida con el pie derecho

Sin duda, vivir solo es iniciar una nueva vida y más vale hacerlo de tal forma que te facilite la vida. No adquieras compromiso que no puedes enfrentar. Sigue estos consejos y verás que vivir solo se convierte en una experiencia realmente agradable.