21.01.2016

Tus finanzas personales y las finanzas de tu negocio

¿Trabajas por tu cuenta? En Kredito24 sabemos que muchos de nuestros clientes son trabajadores independientes y debes saber que no eres el único. Según estadísticas del INEGI, México cuenta con 10.5 millones de personas que trabajan de forma independiente.

Este porcentaje equivale al 21% de la población económicamente activa, es decir, aquellos que generan ingresos y aportan al gasto público.

A diferencia de quienes trabajan para una empresa y tienen un ingreso fijo, como trabajador independiente necesitas tener un buen control de tus finanzas. Además, debes aprender a diferenciar entre las finanzas personales y las finanzas de tu negocio.

La diferencia entre tus finanzas personales y las finanzas de tu negocio

Las finanzas personales se refieren a todo lo que tiene que ver con tus gastos personales: pago de seguros, pago de renta de tu casa, luz de tu casa, gasolina, colegiatura de tus hijos, alimentos, etc. Básicamente es todo lo que necesitas para vivir.

Las finanzas de tu negocio es todo lo que tiene que ver con el dinero de tu negocio: equipos, materiales, rentas de local, papelería, etc.

Al empezar tu vida como trabajador independiente debes aprender a diferenciar estas dos clases de finanzas. Creer que todo es lo mismo es un gran error que te llevará a confusiones y a cerrar tu negocio.

Fija un sueldoFija un sueldo

¿Pensabas que por ser trabajador independiente ya no debías preocuparte por tener un sueldo? Lamentamos decirte que no es así. Es importante que identifiques tus gastos y tengas una idea de cuánto necesitas generar cada mes para cubrir tus necesidades.

Pagarte un sueldo te permite hacer crecer tu empresa y definir el estilo de vida que quieres llevar. Al inicio puede ser complicado porque estarás dividiendo tu dinero entre el negocio y las finanzas personales.

Pero también es una forma de motivarte a crecer laboralmente.

Una cuenta para tus finanzas personales y una para las finanzas de tu negocio

En otros artículos te hemos recomendado que mantengas al mínimo el número de cuentas bancarias y seguimos con esa idea. Pero te sugerimos que trates las finanzas de tu negocio y tus finanzas personales como dos cosas distintas.

Para controlar mejor tu flujo de efectivo la opción ideal es tener dos cuentas separadas. De esta forma, todos los ingresos de tu negocio estarán concentrados en la misma en la que pagas a proveedores e impuestos.

Tu cuenta personal recibirá el sueldo que te pagues y desde ahí pagas tus gastos personales. De esta forma no mezclas todo. A largo plazo es una opción muy ventajosa porque puedes ver realmente cómo funcionan tus finanzas personales y cómo hacer crecer tu negocio.

Invierte en un contadorInvierte en un contador

¿Te das cuenta que dije “invierte” y no “gasta”? Esto es porque el contador no es una pérdida de dinero en ningún caso, menos cuando eres trabajador independiente. Al inicio es común pensar que contratar un contador te obligará a gastar dinero que te hace falta.

Lo cierto es que conforme pasen los meses, él te quitará una tremenda carga de trabajo de encima. Al mismo tiempo estarás protegido y sabrás que cumples con todas tus obligaciones fiscales.