18.02.2016

¿Te conviene usar un crédito Infonavit para comprar casa?

En Kredito24 creemos que una de las mejores recomendaciones que podemos hacerle a nuestros clientes es que adquieran y se aseguren de tener un patrimonio propio. Una de las mejores formas de lograr esto es comprar tu propia casa, pero con tantas opciones no es fácil elegir la forma correcta.

Debido a ello, en esta ocasión te queremos hablar del crédito Infonavit. Este es un crédito que solo te sirve para construir, comprar o renovar tu casa y es importante que entiendas de qué se trata antes de tomarlo. Sigue leyendo, descubre los puntos básicos sobre el mismo y decide si es tu opción ideal.

¿Qué es el Infonavit?¿Qué es el Infonavit?

“Infonavit” son las siglas del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores. Este es un organismo que fue creado por el gobierno mexicano en 1972 con la finalidad de ayudar a los mexicanos a crear un patrimonio.

Lo que hace el Infonavit es recibir un ahorro del trabajador. Este ahorro es un porcentaje de tu sueldo y lo paga la empresa o el patrón que te tiene contratado. Este dinero te ayuda a ser calificado y obtener un crédito que puede ser usado para que compres o mejores tu casa.

Es importante que tomes en cuenta que, si nunca tomas el crédito Infonavit, podrás recuperar este dinero en tu retiro.

Si decides usar este crédito, debes saber que actúa como una forma de calificarte pero no te beneficia más allá. En cierto modo, tiene la desventaja de que da la impresión de ser “dinero perdido”.

Requisitos para obtener el crédito Infonavit

Para poder acceder al crédito Infonavit necesitas cumplir con las siguientes pautas:

  • Requisitos para obtener el crédito InfonavitSolicitar tu precalificación. Esta se define en base a tu edad, el salario actual que tienes, la cantidad de dinero ahorrada en la subcuenta del Infonavit y los bimestres en los que has hecho aportaciones.
  • También se califica a la empresa en la que trabajas. En caso de que tu empresa “haya olvidado” hacer algunos pagos o los haya hecho tarde podrías encontrarte con una negativa.
  • Aceptar la tasa anual fija. Actualmente es del 12% pero debes analizar si puedes pagar todo lo que se te pedirá.
  • Aceptar un descuento mensual que no supere el 30% de tu salario integrado. Esto quiere decir que si la casa que quieres te obliga a pagar más del 30% de tu salario, tu solicitud será rechazada automáticamente.
  • Aceptar pagar algunos gastos extra que incluyen:

– Gastos de administración del 2% anual.

-Seguro de daños.

-Cuotas para el Fondo de Protección de Pagos. Este fondo te protege cuando pierdes tu empleo.

-Crédito adicional para la compra de ecotecnologías.

 

Antes de lanzarte a pedir tu crédito Infonavit pregúntate si quieres y puedes realmente pagar todos estos conceptos.

Si bien es cierto que el seguro para tu casa es vital, piensa que podrías encontrar alternativas más económicas.

¿Existen mejores opciones que el crédito Infonavit?

Según nuestro punto de vista, sí. Nuestra sugerencia es que consideres los créditos hipotecarios bancarios cuando de comprar una vivienda se trate. Nuestras razones son:

  • Condiciones más amigables para obtener el crédito en el banco. A diferencia del crédito Infonavit que se concentra en tus aportaciones, sueldo y aspectos laborales, el crédito hipotecario bancario te califica de una forma más global. Esto quiere decir que si tienes una buena calificación en Buró de Crédito, puedes acceder a mayor cantidad de dinero con una buena tasa de interés.
  • ¿Existen mejores opciones que el crédito Infonavit?El uso de tu dinero aportado al Infonavit. El dinero que aportas al Infonavit puede representar una gran cantidad. Desde nuestro punto de vista, tomar el crédito Infonavit te hace perder este dinero. Al final no lo verás y pagarás demasiado por dicho préstamo. Una mejor alternativa es dejarlo en la cuenta correspondiente, aprovechar un crédito hipotecario bancario y cuando sea el momento de tu jubilación, recuperar ese dinero. Lo mejor es que si aún no acabas de pagar el crédito hipotecario bancario, probablemente lo logres con lo ahorrado.
  • Tu deuda está en Salarios Mínimos. A diferencia de un crédito hipotecario bancario, el crédito Infonavit se cotiza en años y en salarios mínimos. Esto quiere decir que si este año lo obtienes a un plazo de 30 años con un valor de cien mil salarios mínimos, cada año va a subir tu deuda. Recuerda que cada año sube el valor del salario mínimo, así que podrías encontrarte con una deuda prácticamente impagable con el Infonavit. Con los créditos del banco no pasa eso. Tu pides prestada una cantidad y decides en cuánto tiempo pagar. Si haces pagos adelantados, se reduce el tiempo y el monto de la deuda.
  • El banco te da mayor libertad al comprar tu casa. Uno de los requisitos que pide el Infonavit para otorgar un crédito es que la vivienda que vayas a comprar sea aceptada por la institución. Esto significa que solo podrás adquirir tu casa en los fraccionamientos del Infonavit. Con un crédito bancario no pasa esto. La mayoría de las veces puedes elegir la casa que quieres donde la quieras. Las únicas restricciones que ponen los bancos es que la zona sea segura y esté lo más libre posible de derrumbes, inundaciones y problemas similares.
  • Tus antecedentes financieros no le importan mucho al Infonavit. Con esto nos referimos a que puedes ser la persona más estable con sus finanzas, pero si has perdido el empleo algunos meses y no hiciste aportaciones no te ve como un deudor viable. En este sentido, los créditos hipotecarios bancarios te dan mayores posibilidades.
  • No tienes muchas opciones con el Infonavit. Cuando buscas las alternativas para adquirir tu casa, verás que cada banco tiene al menos una opción. En algunas instituciones encuentras hasta tres tipos de crédito hipotecario. Con el Infonavit no pasa esto. La mayoría de los aspectos son elegidos por el Infonavit y no tienes muchas opciones.

Toma tu tiempo para analizar qué te conviene

En Kredito24 creemos que la mejor decisión que puedes tomar es la basada en información real. Por eso te invitamos a que compares y analices tu situación económica. Luego piensa en tu futuro laboral y los riesgos que podrías correr.