07.04.2015

Subirán las tasas hipotecarias, ¿es hora de un crédito?

casa-vivienda-hipoteca-crédito-hipotecario-tasas-interésPosiblemente has estado posponiendo durante los últimos dos o tres años la decisión de lanzarte a pedir un crédito para conseguir la casa donde quieres hacer el hogar de tu nueva familia, o tu guarida personal tras independizarte por fin de tus padres, o bien, el humilde rincón que podrás llamar propio para lo que se te ofrezca y gustes en el mediano y largo plazo. Quizá tienes los recursos para contratar un crédito suficientemente amplio y te falte simplemente la fuerza de voluntad para dar ese paso que parece tan definitivo. Bien pues… trata ya de no demorarte, porque este 2015 pinta para ser el último en que puedas solicitar créditos hipotecarios tan baratos como los que encuentras actualmente en el mercado. Te explicamos por qué.

Juntando las pistas del caso

El dólar no deja de subir, se avecinan otros tiempos. Si viajaste a los Estados Unidos la Semana Santa pasada te habrás percatado de que el tipo de cambio está por los cielos, vendiéndose los dólares en algunos lugares a precios de entre 15 y 16 pesos. La razón de esto es que en meses recientes mucha gente, muchas empresas y hasta gobiernos de todo el mundo, tal vez por sí mismos o quizá con el apoyo de alguna institución financiera como un banco o una casa de bolsa, han comenzado a comprar dólares a montones, por lo que estos se han vuelto ahora un poco más “de lujo” o “cotizados”, y consecuentemente, caros.

Los vaticinios apuntan a que las tasas de interés subirán también. Este encarecimiento de la moneda de Estados Unidos, independientemente de lo inconveniente que sea para tus planes vacacionales, está mandando una señal clara de que la gente espera que los dólares serán más valiosos en el futuro próximo. ¿Y por qué habría de ser así? Porque para la segunda mitad de este año o principios del 2016, las tasas de interés que se cobran en Estados Unidos van a comenzar a subir, o al menos eso parecen todos estar infiriendo de los comunicados de prensa y demás mensajes públicos de la Reserva Federal, el banco central del país vecino del norte, coloquialmente conocido como “la Fed”.

vivienda-casa-hipoteca-crédito-hipotecario-tasas-interésHasta ahora han estado bastante bajas. No es que la Fed busque provocar que suban las tasas de interés por puro capricho, sino que desde el año 2008 las ha presionado para que estén en niveles de casi cero por ciento, como una medida para estimular la economía de la Unión Americana tras la última crisis financiera, que seguramente recuerdas. El Banco de México, o Banxico, realizó acciones similares aunque no tan drásticas como su par estadounidense, con lo que, por ejemplo, la tasa de interés promedio de un crédito hipotecario en México bajó de alrededor de 12.5 por ciento en julio del 2009 a 9.7 por ciento para este pasado enero, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la CNBV.

Imitando al hermano mayor. ¿Qué tiene que ver que la Fed suba las tasas de interés en su país con que deban subir también aquí en el nuestro? Que Banxico está en la necesidad de subir próximamente sus propias tasas para evitar a toda costa que el peso mexicano se vuelva menos atractivo en comparación con el dólar a un grado tal que se dé una fuga masiva de capitales de nuestro país, porque esto haría al peso todavía más débil y provocaría una reacción en cadena que, en uno de los peores casos, podría dejarnos parados en terreno de crisis.

Las temibles consecuencias. Si Banxico actúa a tiempo, las tasas de interés en México comenzarían a subir a la par que las de la Fed, o un poco antes, con lo que los precios que se cobran por todo tipo de créditos, incluso los hipotecarios, tenderían a subir.

¿Cómo aprovechar la marea baja? Antes que nada, si tienes contemplado sacar eventualmente un crédito, decídete a hacerlo ya. Junta tus ahorros en la cuenta del banco o institución con la que quieras pedir tu financiamiento hipotecario. Si te falta un cacho para alcanzar el umbral de recursos necesarios para acceder a una mejor oferta,  con una mejor tasa o un mejor plazo, considera contratar un crédito rápido que puedas liquidar después de enganchar el préstamo. Este tipo de créditos rápidos también pueden servirte para sacar adelante algunos otros proyectos que debas dejar en stand-by para aprovechar la última oportunidad de tasas bajas. Recuerda que puedes contratar más de uno de forma inmediata.