30.03.2015

Se aprobó la reforma energética, ¿pagaré menos?

petróleo-gasolina-gas-electricidad-reforma-energéticaDe la reforma energética hubo pocos que no hablaran el año pasado. Por primera vez desde hace casi 70 años, el petróleo que yace en el subsuelo mexicano podrá ser extraído para uso y comercio de la iniciativa privada nacional y extranjera, y esto naturalmente no podía dejar de ser comentado por todos aquellos que crecieron escuchando en clase de historia, durante la primaria, secundaria y hasta en la prepa, la hazaña de la expropiación petrolera de Don Lázaro Cárdenas.

Estés tú a favor o en contra de la medida, lo cierto es que has oído hablar de ella y sabes que el cambio no es para menos. Probablemente incluso conozcas que, a la par del sector petrolero, donde ya no sólo estará jugando Pemex, la industria eléctrica podrá ahora también contar con competidores venidos de fuera, y que dejará de ser el negocio privado de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Siendo una reforma “de gran calado”, como se la ha calificado, sabes que “la energética” debe seguramente tener algún impacto directo para ti, y la propaganda que has visto, leído y escuchado en la televisión, periódico y radio, respectivamente, te dan pista clara de que dicho impacto viene por el lado de tu bolsillo. Siendo además una reforma politizada, y sujeta por lo mismo a toda forma de embellecimiento artificial de parte de quienes la impulsan y a toda descalificación posible de quienes buscan frenarla, sabrás también que, a la hora de echarse a andar en el mundo real, que no es lo mismo que simplemente promulgarla, los efectos serán probablemente distintos, quizá mayores, quizá menores.

Mientras terminan de moverse las piezas en el nuevo tablero energético, a continuación te dejamos algunas de las historias que se cuentan en torno a los cómos y cuándos de los cambios que traerá la reforma a los precios que pagas diario o a fin de mes. En lo que bajan (o no bajan) los precios, tú de todas formas debes pagar los recibos en casa, y si todavía no juntas para el gas o para la luz y no quieres que te corten el servicio, una posibilidad es salir del apuro con un crédito rápido. Recuerda que la contratación de este tipo de financiamientos es bastante flexible, y que puedes solicitar más de uno en caso de que se te hayan juntado dos recibos.

Los tres energéticos básicos y cómo les “pegará” la reforma

  1. pemex-gasolina-gas-electricidad-reforma-energéticaGasolina. Por lo pronto los “gasolinazos” mensuales se terminaron. El último incremento controlado al precio del combustible de tu coche se hizo en enero y desde ahí hasta el 2018 posiblemente no veas mayor cambio. A partir de ese año, el precio de la gasolina estará sujeto a las fuerzas de oferta y demanda, tales como las que enfrentan el resto de los productos. Las diferentes ofertas, en este caso, serán de las diferentes franquicias de gasolineras que podrán entrar al mercado desde el 2016, aunque duren dos años cobrando el precio preestablecido por Pemex.
  2. Electricidad. El precio de la electricidad ya ha comenzado a bajar. Las disminuciones las han visto principalmente las empresas y las residencias de “Alto Consumo”, y no se sabe a ciencia cierta si la caída en los precios de este energético se deben a la reforma o simplemente a que el precio del combustóleo, principal insumo en la producción de electricidad, se ha reducido bastante en los últimos meses debido al desplome de los precios del petróleo. Hacia adelante, afirman los que le van a la reforma, incluyendo la misma CFE, el precio de la electricidad deberá caer porque se sustituirá el combustóleo por el gas natural, que cuesta menos, y porque habrá también más competidores ofreciendo “luz” a las empresas.
  3. Gas. De manera similar a como con la gasolina, la reforma energética estableció que el 1 de enero de este 2015 hubiera un último aumento al precio del gas, y que ahora y hasta el 2017 se ajuste solamente con la inflación. En 2016 podrán entrar nuevos competidores al mercado de este energético y a partir del 2017 su precio se moverá según las fuerzas del mercado, es decir, la oferta y la demanda. Por el lado del gas natural, la baja en precios pregonada vendría de la posibilidad de extraer gas shale en mayor volumen, tal como se hace en los Estados Unidos, así como de los menores costos de transporte del gas, derivados del crecimiento de la red mexicana de gasoductos.