08.03.2016

Planea tu boda sin quedar en la ruina

¿Estás planeando tu boda pero sientes que es un evento muy caro y no sabes cómo hacerle frente? La realidad es que las bodas son un gasto bastante fuerte. Según estudios realizados por la Profeco, una boda cuesta en promedio 122.215 pesos.

Claro que dependiendo de los gustos de los novios, la fecha de la boda y el número de invitados esta cantidad puede aumentar considerablemente. Por suerte, existen algunas opciones para planear tu boda sin quedar en la ruina y aquí te las contamos.

Determina cuánto puedes gastar en tu boda

Antes ya te hemos hablado de la importancia de tener un presupuesto y debes saber que este no solo aplica para las finanzas del día a día. También resulta muy útil al momento de organizar tu boda.

De hecho, la primera conversación seria que debes tener con tu pareja sobre dinero puede ser referente a cuánto dinero puede y está dispuesto a aportar cada uno a los gastos de la boda.

Muchas parejas consideran que esta es una conversación demasiado delicada y la ven como un tema tabú. Te recomendamos dejar de lado esta visión si realmente quieres tener una boda exitosa.

Define con tu pareja qué quieren para su boda

Define con tu pareja qué quieren para su boda¿Muchos invitados o solo los amigos y familiares más cercanos? ¿Fiesta en salón o comida en casa? Una vez que tu pareja y tú conozcan la cantidad real que pueden gastar en su boda piensen qué cosas quieren y cuáles pueden dejar de lado.

En este punto podrán ver si el dinero con el que cuentan es suficiente o si necesitarán limitarse en algunos sentidos. También pueden analizar si tomar un crédito puede ayudarles a cubrir los gastos que consideren necesarios y hasta qué monto están dispuestos a pagar con crédito.

Busquen alternativas para reducir costos

Es probable que al sacar números se den cuenta de que su boda sigue saliendo de sus posibilidades. En este caso, traten de abrirse a otras opciones y busquen alternativas más económicas. Algunas posibilidades son:

  • Casarte cuando nadie más lo hace. Organizar tu boda para el 14 de febrero o en plena primavera puede sonar al plan perfecto. ¿Sabes cuál es el problema? Miles lo ven así y los precios se encarecen. En lugar de ello, busca una fecha que pocos elijan. ¿Qué tal invierno? Encontrarás paquetes más económicos en el salón de fiestas que habías pensado y tendrás la misma calidad.

Otra opción que puede reducir los gastos de tu boda es casarte un día de la semana poco común. Por ejemplo, la mayoría de los salones de fiesta tienen precios más económicos si la boda es en jueves o viernes. Dependiendo del salón, te puedes ahorrar entre el 15% y el 30% de lo que gastarías si te casas un sábado.

  • Organiza la boda y la recepción en el mismo lugarOrganiza la boda y la recepción en el mismo lugar. Puedes buscar una hacienda o un salón que tenga espacio para celebrar la boda. De esta forma te ahorras tiempo y dinero en los traslados y gastos administrativos.

Antes de elegir el lugar, investiga y compara. Algunos lugares ya incluyen el costo del servicio religioso y legal en sus tarifas, mientras que otros lo toman como gasto aparte. No temas preguntar.

Si no encuentras una opción viable, investiga la posibilidad de realizar la boda en tu casa si el espacio lo permite. De esta forma los costos por el servicio religioso y legal serán más económicos.

  • Limiten la cantidad de invitados al mínimo. Probablemente piensas que a mayor cantidad de invitados, mejor será la boda. Esto es un error porque se trata de compartir un momento especial con la gente que más te quiere y más te importa. Así que si no puedes pagar una fiesta enorme, comienza a borrar nombres de la lista.

Además, al compartir esta celebración con tus seres queridos más cercanos el ambiente puede ser más agradable para todos.

  • Busca alternativas económicas para decorar. En lugar de gastar mucho en centros de mesa y decoraciones muy caras, ve por lo básico. Internet te da la posibilidad de encontrar ideas que puedes hacer con muy poco dinero y tiempo. Destina un par de horas a buscar dos o tres opciones y analiza el costo de cada una. Una buena opción para buscar ideas es Pinterest.

Considera los gastos después de tu boda

Considera los gastos después de tu bodaAl planificar tu boda puedes concentrarte tanto en ese día tan especial que se te olvida lo que viene después: la vida y los gastos en común. Los que deberías considerar son:

  • La despensa. Ya sabemos que no es un tema tan emocionante o sexy como la boda en sí, pero puedes estar seguro de que no hay nada divertido en despertar al día siguiente y encontrarte con la alacena vacía. Una buena estrategia es ir de compras unos días antes de la boda y adquirir todo lo que haga falta para que su casa o departamento sea habitable: comida, enseres de higiene personal, etc.
  • La luna de miel. Es importante que tomen en cuenta los gastos de la luna de miel dentro de los gastos de la boda. Ya sea que salgan solo a una ciudad vecina o que quieran un viaje al extranjero, cuanto más planeado lo tengan mejor les saldrá. Si organizan su boda con varios meses de antelación también tendrán la posibilidad de buscar ofertas de viaje todo incluido o con precios más accesibles.

Disfruta cada paso de la organización de tu boda

En definitiva, en Kredito24 creemos que una boda de ensueño no tiene por qué dejarte en la ruina total. Recuerda que se trata de planear un evento en el que tu pareja y tú sean los reyes, así que no teman conversar sobre lo que quieren y sus limitantes económicas

Una boda pequeña o muy íntima puede ser la solución ideal y si hace falta un poco de dinero extra, un pequeño crédito es buena idea.