24.04.2015

Los riesgos de pedir un préstamo informal

Los préstamos informales son aquellos en los que pides dinero a algún familiar, amigo, vecino o cualquier persona con la que tienes una relación personal. No es nada raro recurrir a nuestros seres queridos cuando tenemos una emergencia económica de cualquier tipo. De hecho, es muy normal tomando en cuenta que estas personas suelen ser nuestro soporte en el día a día y seguramente querrán ayudarnos siempre que les sea posible.

Sin embargo, lo mejor sería evitar a toda costa estos préstamos informales. Las razones te las explico a continuación:

Hay grandes posibilidades de que dañes esa relación

Si pides dinero es porque lo necesitas para cubrir una emergencia. El problema es que si la situación se mantiene por mucho tiempo, la otra persona puede alejarse de ti si no le pagas. Pueden pasar varias situaciones con quien te prestó dinero:

  • romper relaciónQue te pida que le pagues en varias ocasiones y al no hacerlo se aleje.
  • Que se sienta avergonzado de cobrarte y se pierda la confianza.
  • Que te concentres en cumplir con otras obligaciones y des la impresión de que no te importa la otra persona y ella se ofenda o te recrimine

Estas son las tres situaciones más comunes. Desde luego que no son las únicas, pero sí las más graves porque a nadie le gusta tener esos sentimientos negativos.

No pagas intereses pero no sabrás cuándo debes pagar

Seamos sinceros, no te sentirás particularmente obligado a pagar. A diferencia de un préstamo con nosotros o cualquier otro más estructurado, un préstamo informal no te obliga de igual forma. En este caso es probable que compliques la situación económica de quien te prestó. Con el paso del tiempo y tu falta de pago, las tensiones comenzarán a aparecer y te será más indeseable ver a esa persona. El resultado será que perderás relaciones porque no sentirás deseos de acudir a reuniones o eventos sociales.

Si pides dinero a mucha gente, te verán como una carga

Seamos sinceros, ¿qué pensarías de alguien que siempre te está pidiendo dinero? Seguramente dirás que es irresponsable. Bueno, la mala noticia es que tú podrías estar dando esa imagen. ¿Te has puesto a pensarlo? Puede estar bien que una vez recurras a familiares y amigos, pero si esto ha pasado ya dos veces en un mes, es hora de comenzar a ver tus finanzas y lo que haces con tu dinero.

La seriedad del dinero

Hablar de dinero es un tabú muy grande en nuestra cultura pero pedirlo prestado a tus seres queridos es aún peor. No es que sea malo tener problemas económicos, pero depender del dinero de otros para salir adelante o enfrentar una mala racha no es una solución viable en ningún caso.

Mi recomendación es que siempre que necesites dinero y en verdad debas pedirlo prestado, acudas a una institución creada para ello. Créeme, pagar un interés y tener un plazo de pago no es tan malo como reducir tu círculo cercano porque debes a muchas personas y te has alejado de ellas.