21.05.2015

Lo “gratis” puede costarte mucho

Hay una palabra que a todos nos gusta escuchar cuando estamos haciendo compras: “gratis”. Este es un término tan mágico que incluso algunos de nosotros nos hemos convertido en verdaderos expertos en la búsqueda de ofertas que la incluyan. La realidad es que no siempre podemos solventar todos nuestros gastos, incluso si obtenemos un crédito rápido, pero también puede resultar bastante engañoso decantarte por aquello que se anuncia como gratuito y, si no tienes cuidado, podrías terminar pagando de más que si obtienes un crédito.

¿Por qué aparecen las ofertas y productos gratis en ciertos momentos del año?

Si eres un comprador habitual ya te habrás dado cuenta de que cada fin de temporada aparecen las ofertas, 2×1, 3×2, etc. Esto es genial porque te da la oportunidad de cambiar algunas prendas o comprar objetos que usamos con gran regularidad a un mejor precio. A su vez, las tiendas tienen la posibilidad de sacar la mayoría de los productos de los almacenes.

Algunas de estas tiendas realmente tienen ofertas que vale la pena conocer, pero otras solo buscan confundir a sus clientes para vender más, ganando lo mismo.

Logran esta confusión colocando el letrero pero sin reducir realmente los precios. Muchas veces solo elevan el “precio original” que aparece en la etiqueta y colocan el precio normal en el espacio de la oferta.

Las palabras con las que hay que tener cuidado

Además de “gratis”, otras palabras que te pueden confundir y hacer que gastes de más son:

  • Oferta.
  • 2×1, 3×2, etc.
  • Sin intereses.
  • Envío gratis

La mejor forma de saber si realmente dan lo que ofrecen es comparando y leyendo la letra pequeña. Si eres cliente habitual de la tienda donde has visto la oferta o sueles comprar ese producto con frecuencia, revisa las etiquetas o tiquets de compra para analizar si realmente ha bajado el costo. También toma en cuenta que el término “sin intereses” aplica a ofertas a meses, pero si te retrasas en los pagos, tu tarjeta de crédito aplicará la tasa correspondiente. En cuanto a los envíos gratis, revisa los términos y condiciones de las tiendas, porque generalmente aplica para compras de determinado valor. Esto va a depender de cada establecimiento, pero suelen pedir compras de 500 pesos o más.

Dos ‘tips’ para facilitar la búsqueda de verdaderas ofertas

  • Guarda las etiquetas de los productos que compres con mayor regularidad. Si te gusta comprar una determinada marca de zapatos o ropa, guarda las etiquetas para comparar en el futuro. Si te es posible, también lleva un registro de materiales para realizar una comparación más completa.
  • Aprovecha los puntos, descuentos y cupones que tengas. En caso de tener una tarjeta de puntos o un descuento que no has cambiado, aprovéchalo. Algunas tiendas limitan el uso de estos premios o no los aceptan sobre ofertas, pero en otras no hay ningún problema. Identifica tus opciones y mejora las ofertas.

Yo sé que cuando te encuentras en un bache financiero analizas todas tus opciones, pero si sabes aprovechar las ofertas disponibles, podrás evitar estos problemas financieros o salir de ellos más rápido.