11.04.2017

La regla 50/30/20 para preparar un presupuesto fácilmente

preparar un presupuesto fácilmente

Si tienes dificultades para preparar un presupuesto mensual, una alternativa muy efectiva es aplicar la regla 50/30/20. No sólo debes tener disciplina para cumplir con tu plan financiero, sino que debes tener la capacidad de armar un presupuesto que puedas cumplir, por lo que mucho se ven en dificultades para equilibrar el ahorro y los gastos. Esta regla te ayudará a organizar tus ingresos, determinando un porcentaje para cada uno de los tipos de gastos que tienes en tu hogar.

 

¿Cómo utilizar la regla 50/30/20 para preparar tu presupuesto mensual?

 

Esta regla determina que debes dividir los ingresos que recibes en tu hogar en tres partes, un 50%, un 30% y un 20%.

 

50% gastos fijos

 

El porcentaje mayor de ingresos debes destinarlos a los a aquellos gastos fijos que son los que seguramente acumulan mayor cantidad de dinero. Para un mejor cálculo, al momento de establecer cuáles son tus gastos fijos, aumenta el monto de lo que pagas de renta o de hipoteca, de los servicios de suscripción fija como televisión por cable o Internet, y la factura de los servicios como luz o agua.

 

Calcular un monto mayor te permitirá estar preparado ante cualquier aumento. Si el monto final es mayor al 50%, puedes reducir alguno de estos gastos o bien recortar un porcentaje a las otras categorías.

30% para gastos varios

 

Seguramente esta categoría será la más interesante, porque es la que determina el monto que tendrás disponible para gastar en lo que quieras. Una vez que asignes dinero para pagar tus gastos fijos y para ahorrar o cumplir tus objetivos, el monto restante puede ser utilizado para entretenimiento, compras o vacaciones. El secreto para preparar un presupuesto es evitar derroches y organizar tus prioridades financieras.

 

20% para objetivos financieros

 

El ahorro mensual debes incluirlo en esta categoría, como así también cualquier tipo de inversión que realices. Además si estás pagando un plan de retiro o si estás financiando una deuda. Existen algunos gastos fijos que también puedes incluir en esta categoría, como por ejemplo, un préstamo financiero o el resumen de tu tarjeta de crédito, si la cancelación de los mismos es un objetivo financiero.

preparar un presupuesto fácilmente