26.03.2015

La lucha contra la reforma fiscal, ¿qué amparos existen?

contabilidad-impuestos-amparo-reforma-fiscalSi trabajas en las proximidades del departamento de contabilidad de una compañía probablemente habrás visto en los últimos meses caras cansadas y ánimos decaídos. Si eres miembro del equipo que se encarga de llevar los registros contables de tu empresa, el motivo de estas fatigas te será ya familiar.

Se acerca, otra vez, la fecha en que deberá entregarse al Servicio de Administración Tributaria, el SAT, la información con la que este fiscalizará las operaciones de la empresa para, entre otros objetivos, distinguir si lo que se le está pagando en impuestos, nuevos y viejos, está conforme a regla. Decimos “otra vez” porque la fecha límite para entregar la dichosa “e-contabilidad” al SAT, que corresponderá al tercer día laboral de abril en el caso de personas físicas y al quinto en el caso de las morales (léase negocios y empresas), es el último de una serie de fechas tope que ha puesto el fisco para cumplir con la obligación y que repetidamente ha venido aplazando debido, por un lado, a que los mismos sistemas del SAT parecen todavía presentar algunas fallas, y en parte también a la consideración de que los contribuyentes no han mostrado estar listos para realizar el nuevo trámite.

Y es que muchos contribuyentes aparentan no sólo no estar en plena capacidad técnica y administrativa para disponer y hacer llegar a la autoridad tributaria toda la información que requiere y tal cual la solicita, sino que incluso demuestran oponerse completamente a la obligación de abrir sus cuentas con el nivel de detalle que comenzó a exigirse a partir de la reforma fiscal. Tampoco ayudó que esta reforma estuviera cargada de nuevos límites a los conceptos de gasto que los contribuyentes pueden deducir de sus impuestos, facilidad que había permitido a muchas empresas recuperar buena parte de sus pagos al fisco y reinvertirlos al interior de su negocio.

Afortunadamente la Ley mexicana contempla la posibilidad de que los contribuyentes se protejan de cualquier acto que consideren abusivo por parte de la autoridad. Para materializar esta protección están los procedimientos conocidos como amparos, que pueden solicitarse en despachos de abogados, aunque tienen un costo.

Si laboras en una compañía que está pasando por época de vacas flacas debido a las nuevas cargas tributarias es posible que ese aumento que habías estado esperando desde hace algunos meses se dilate un poco más. De ser este el caso, recuerda que hay algunos instrumentos, como los créditos rápidos, que pueden ayudarte a salir de algunos apuros financieros, y que tan pronto como pagues uno puedes hacer solicitud de uno más. Sólo cuida que puedas pagar el monto que pidas en préstamo.

Recuerda además que este abril próximo, al entregar al SAT sus declaraciones anuales de impuestos y su contabilidad electrónica, las empresas tendrán una venta de oportunidad nueva para presentar amparos en contra de la reforma fiscal, y que la época de vacas flacas para algunas compañías podría en el mediano plazo dejar de ser tan pesada si consiguen librarse de algunos límites a la deducibilidad de sus impuestos.

A continuación te presentamos algunos de los cambios fiscales que los despachos de abogados ofrecen combatir por la vía de los amparos.

5 nuevas reglas fiscales ante las que puede un contribuyente ampararse

  1. amparos-SAT-impuestos-contabilidad-reforma-fiscalContabilidad electrónica. La obligación de presentar a través del portal del SAT catálogos de cuentas, pólizas contables y balanzas de comprobación.
  2. No deducibilidad de ingresos exentos. Ahora las empresas no pueden restar a su base gravable los pagos a sus empleados de prestaciones como aguinaldo, horas extras y primas vacacionales.
  3. No poder restar los pagos de PTU a la base gravable. Tampoco pueden descontar los pagos de la Participación del Trabajador en las Utilidades de la empresa que por Ley deben entregar a sus empleados.
  4. Límites a las deducciones personales. Para las personas físicas se topa a un 10% de sus ingresos o 4 salarios mínimos anuales, lo que resulte menor, el monto que pueden deducir de impuestos por concepto de honorarios médicos, dentales, u hospitalarios, gastos funerarios, primas por seguros de gastos médicos, intereses de créditos hipotecarios, y el resto de las llamadas “deducciones personales”
  5. Pago de ISR por la venta de acciones a través de bolsas de valores. El nuevo impuesto que debe pagarse si se obtiene una ganancia al vender alguna acción o cualquier otro título de renta variable.