04.03.2015

Elimina los malos hábitos financieros

familiaLa educación de los hijos depende en gran medida de los padres, es por ello que enseñar unos buenos hábitos monetarios ayudará a los más pequeños en el futuro a cómo manejar sus finanzas.

No pienses que es muy pronto hablar con tu hijo sobre dinero, sino ten en mente que es mejor comenzar lo antes posible a tratar el tema ya que durante los primeros años de edad es más fácil adquirir conocimientos así como buenos hábitos.

¿Qué malos hábitos monetarios cometen los padres con sus hijos?

No hablar de dinero. ¿Es un tema taboo? No debería de serlo. No significa que compartas con los más pequeños todas las cuestiones financieras pero si que te vean organizar con tu pareja el presupuesto, las facturas… De esta manera, los niños crecen sabiendo que al igual que lo hacían sus padres, ellos también necesitan reorganizar sus finanzas.

Discutir sobre problemas financieros. Los adultos tenemos la capacidad de distinguir lo importante o no sin embargo, los niños tienden a somatizar más los hechos. Es por ello que no se debe discutir gritando los problemas económicos con la pareja y menos delante de los niños, sino ellos pensarán que siempre que hay problemas económicos la solución es gritar y en el futuro se posicionarán a la defensiva en estas circunstancias.

Ahorrar dinero es opcional. Ahorrar nunca es opcional y esto debe ser transmitido a los más pequeños desde el principio. El ahorro es una de las bases de la economía doméstica, sin ella es imposible tener unas finanzas saludables.

Créditos para todo. No enseñes a tus hijos a que la tarjeta de crédito es ilimitada, hazles saber que el cajero automático no es expendedor de dinero gratuito sino que tiene un costo. Es importante que conozcan cuando el crédito puede ayudar a la economía y cuando éste se convierte en un villano de estas.

Mentir sobre dinero. No mintáis a vuestras parejas sobre el dinero, los hijos lo escuchan y ven todo. Los niños toman impresiones de cada cosa, incluso de las más pequeñas. La mentira no es un buen hábito que inculcar a los más pequeños.

Competir monetariamente con familiares y amigos. Un poco de competitividad en la vida es bueno ya que nos hace retarnos constantemente sin embargo, en el tema financiero no deberíamos estar comparándonos y compitiendo con familiares o amigos, ya que cada situación es diferente. Competir monetariamente puede crear una situación continua de estrés y ansiedad, es por ello que debemos evitarlo.

Recuerde que la educación financiera es fundamental para la vida y desgraciadamente aún esta es una asignatura pendiente para muchas familias.

Si necesitas un préstamo rápido visita Kredito24.mx