30.11.2016

Consejos Expertos para Administrar tu Préstamo o Crédito

Mujer con alcancia, ahorrando

En algún momento nos hemos visto en la necesidad de solicitar un préstamo, el motivo puede variar; se descompuso el auto, surgió una emergencia médica, te urge salir de vacaciones, te mudaste de departamento, remodelaste tu casa… las razones son infinitas.

Bueno, si tu préstamo ya fue otorgado y tienes el dinero en tus manos debes considerar muchas cosas a partir de este momento. Sabemos que la tentación de salir corriendo a hacer compras es mucha, pero a menos de que ese dinero lo hayas pedido para salir de shopping debes contenerte.

Es importante que desde un principio tengas claro cuánto necesitarás y para qué lo utilizarás. Por eso te recomendamos hacer una lista lo más clara y puntual posible de lo que planeas hacer con el préstamo.  De este modo administrarás el dinero de forma responsable y evitarás gastos no contemplados.

Supongamos que solicitaste un préstamo para remodelar tu casa. Antes de pedir el dinero haz un presupuesto de lo que deseas comprar; pintura, herramientas, muebles, mano de obra, etc.  Eso también implica realizar cotizaciones con diferentes proveedores para tomar la mejor decisión.

Esa investigación previa te dará una visión certera de lo que realmente necesitas. Puede ser que para esa remodelación sólo hayas considerado el precio de la pintura,  que cuesta $2000. Pero no tomaste en cuenta el precio de las brochas, rodillos, y bandejas; y de ese material son otros $1000. En definitiva te saldrías del presupuesto.

Hecho lo anterior ya puedes salir a hacer las compras y poner manos a la obra.

 

Paga lo que debes y sabrás lo que tienes.

Ahora, para evitar que el pago de tu préstamo se convierta en un suplicio realiza un ejercicio de cómo lucirán tus ingresos al ir pagando tu deuda y estima si podrás cubrir tus gastos fijos; considera qué otras deudas tienes y cuáles serían las consecuencias si llegaras a retrasarte en los pagos.

Si tus gastos fijos consumen más del 30 por ciento de tus ingresos, lo más sensato es no pidas un préstamo a menos que se trate de una emergencia. Porque si lo haces te verás en la necesidad de recortar consumos de forma considerable y muy posiblemente surjan problemas para saldar la deuda.

Previamente a la solicitud de préstamo personal lo mejor es que evalúes qué tanto te urge el dinero, esto te ayudará a comparar préstamos y saber cuál es más conveniente para ti y tu billetera. Antes de firmar asegúrate de comprender el monto que pagarás de intereses y comisiones adicionales.

Continuemos con el ejemplo de la remodelación de tu casa e imaginemos que ya hiciste las cuentas de tus gastos fijos y estás pensando en cómo vas a pagar el dinero que solicitaste.

Lo ideal para comenzar con el plan es que además de cumplir con tus gastos apartes un 10% de tus ingresos para cubrir más rápido el pago de tu préstamo. Sabemos que muchas veces esto es complicado por eso te sugerimos hacer una lista de tus gastos e identificar los gastos menos necesarios para evitarlos.

Tendrás que hacer algunos cambios y ser constante, aunque esto resulte en un poco más de esfuerzo y tiempo. Por ejemplo llevar comida al trabajo en lugar de salir a comer o reducir las salidas los fines de semana. Esta medida sólo será temporal para ahorrar un poco más de dinero.

Ahora cerciórate de siempre tener dinero para cubrir el pago mínimo de tu deuda, mientras que el dinero ahorrado lo sumarás como un extra a la misma, y así mes con mes verás como se irá reduciendo el monto del préstamos y el tiempo en que lo terminarás de pagar.

Al inicio podrá ser un tanto difícil modificar hábitos. Tal vez en el primer mes logres ahorrar menos del 10% pero no te desesperes, este también sirve como ejercicio de disciplina. Además, si llegara a presentarse alguna emergencia económica puedes detener el plan por un tiempo y retomarlo una vez solucionado el problema.

El beneficio también se verá reflejado a largo plazo, pues una vez liberada tu deuda te habrás hecho del hábito de ahorrar y acumularás dinero con el que podrás hacer otras cosas.