01.02.2017

Cómo prepararte para una crisis financiera

Prepararte para crisis financiera

Atravesar una crisis financiera es una situación que nadie quiere experimentar, por lo que siempre es mejor tener un plan alternativo y las finanzas personales controladas. Esto permitirá que el impacto de una crisis financiera sea menor y evitará también que pierdas demasiado dinero.

Consejos para estar preparado ante una crisis financiera

1. Armar un presupuesto

Es quizás el consejo más repetido por los expertos en finanzas, pero es el más fácil de seguir y el que más beneficios otorga. Determinar cuánto dinero es el que ingresa al hogar y cuánto el que egresa es una herramienta muy útil para establecer cuánto puedes ahorrar al mes o si estás viviendo más allá de tus posibilidades financieras.

 

Contar con ahorros suficientes te permitirá hacer frente a cualquier emergencia sin ningún problema. Si bien el presupuesto no hará cambiar conductas indeseables, tener un panorama más claro acerca tus finanzas es de utilidad para que observes cuánto dinero estás derrochando por no llevar un control de tu dinero con un presupuesto.

2. Reducir gastos mensuales

La reducción de los gastos mensuales es algo que se realiza cuando llega la crisis financiera. Sin embargo, eliminar gastos innecesarios puede ahorrarte mucho dinero que tendrás disponible cuando te encuentres en dificultades económicas.

 

Revisa los planes de telefonía, de televisión por cable, de seguros del auto y cualquier otro gasto fijo mensual para determinar si puedes reducir a planes más económicos y más adaptados a lo que necesitas. Otra forma de ahorrar es reducir el gasto de electricidad, apagando electrodomésticos cuando no se utilizan o utilizando lámparas de bajo consumo.

Prepararte para crisis financiera

3. Realizar mantenimiento de automóviles y del hogar

Si bien puede parecer algo sin importancia, mantener tu auto y tu hogar en condiciones te evitará pagar grandes sumas en reparaciones más costosas. Realizar los controles adecuados brinda la posibilidad de detectar problemas a tiempo, y evitar una crisis financiera por tener que cambiar un motor o todas las tuberías del hogar. Del mismo modo, si te encuentras en dificultades económicas, mantener todo en condiciones te evitará gastos imprevistos en momentos cuando no puedes afrontarlos.