23.09.2015

¿Ahorrar para la educación de tus hijos o para tu retiro?

Es muy común que los padres de familia no sepan si deben ahorrar para su retiro o para la educación de sus hijos. Es una preocupación muy válida porque ellos son los principales responsables de sus hijos y, al mismo tiempo, tienen que asegurarse de que al llegar a la vejez no les faltará nada.

En Kredito24 nos hemos puesto a analizar los pros y contras de concentrarse en el ahorro para tu retiro y el ahorro para la educación de tus hijos. Aquí tienes las conclusiones:

El único responsable de tu retiro eres tú

Es cierto que en nuestra cultura es muy común esperar que los hijos se hagan cargo del cuidado de los padres cuando estos llegan a la edad del retiro y a la vejez. Sin embargo, la realidad es que los hijos también tienen derecho a buscar y tener la vida que quieren.

Aunque ellos pueden aportar con los gastos de sus padres, no deberías esperar que lo hagan siempre. Piensa que tus hijos tendrán sus propias obligaciones (hipoteca, hijos, deudas, etc.).

Por eso, nuestra recomendación es que siempre destines una parte de tus ingresos al retiro. Cuanto antes inicies, será mejor, porque tendrás mayor oportunidad de ahorrar. Para eso cuentas con alternativas como las afores o fondos de inversión.

Por regla general, los trabajadores son dados de alta en alguna afore por su empresa. Si no sabes cuál es la tuya, investiga en el área de recursos humanos. En la página de la Condusef puedes investigar cuál es la mejor afore de acuerdo a tu edad, compara estos dos datos y cambia de afore si la que tienes no te ofrece buenos rendimientos.

También es recomendable que trates de hacer aportaciones voluntarias a la afore para tener más dinero. Nunca será suficiente.

¿Y la educación de mis hijos?

Al decir que debes preocuparte por ahorrar para el retiro no significa que tus hijos dejen de importarte, sino que también estás tomando medidas para tener una vida digna cuando llegues a la vejez.

La verdad es que tienes varias alternativas:

  • Enseñarle a tu hijo la importancia de sacar buenas calificaciones para conseguir una beca que, además, le abrirá otras puertas en el futuro.
  • Inscribirlo en una escuela de gobierno y encargarte de que aprenda otras habilidades (un curso de inglés en una escuela más económica, por ejemplo).
  • Buscar y seleccionar el seguro educativo que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Crear un fondo para su educación.

Conclusión final

Ahorra para tu retiro antes que para la educación de tus hijos. Esto no quiere decir que dejarás su educación olvidada, sino que necesitas buscar alternativas para reducir su costo.

Muchos padres se concentran tanto en mandar a sus hijos a las mejores escuelas que se olvidan por completo de ellos mismos. Es lógico, ya que al final siempre buscarás el mejor porvenir para ellos, pero no debes dejar de lado tu futuro.

Tampoco debes sentirte mal por instar a tu hijo a tener un buen promedio educativo o a buscar becas; al contrario, estas existen para ayudarte a ti como padre y es importante enseñarles el valor del dinero.

¿Qué clase de futuro quieres para tu vejez? ¿Te gustaría depender de tus hijos o tener tu propio patrimonio? ¿Qué estás haciendo para lograrlo?