29.09.2016

4 ‘tips’ para que tu declaración anual te sea más favorable

Septiembre ya se nos está yendo y seguro que ahora andas más preocupado por los regalos navideños que por la declaración anual. Después de todo, la declaración anual se presenta hasta abril, ¿cierto?

Aunque en Kredito24 también pensamos que es buen momento para empezar a planear las compras navideñas, creemos que no puedes pasar por alto lo fiscal. Esto, porque sabemos que pocos, o nadie, disfrutan pagando altas cantidades de impuestos.

Si eres como nosotros, seguro que estos trucos para tener una declaración anual más favorable te encantan. Verás que no es necesario incumplir con tus obligaciones fiscales para lograr que tu declaración te sea más favorable.

1. Empieza a reunir y pedir todas las facturas de gastos médicos deducibles

Verás, septiembre ya es un momento bastante avanzado en tiempos fiscales. Sin embargo, es un punto medio para recordar todos los servicios médicos que pagaste y solicitar los recibos de honorarios o facturas correspondientes.

De esta forma, las clínicas o médicos tendrán el tiempo suficiente para buscar entre sus archivos. Toma en cuenta que no eres la única persona a la que atienden y que entre más se acerque el momento de presentar declaraciones anuales, más personas habrá pidiendo esta documentación.

Además, al tener tus facturas desde ahora das tiempo a tu contador para que revise que estén bien y con todos los datos en orden. Esto es vital porque una factura mal hecha no será deducible y Hacienda es muy estricta al respecto.

2. Conversa con tu contador sobre el aproximado que tienes disponible para deducir y tus opciones

Conversa con tu contador sobre el aproximado que tienes disponible para deducir y tus opcionesUn error muy común que cometen las personas físicas es creer que no pueden hacer deducciones porque trabajan en una empresa que les gestiona su contabilidad. Sin embargo, tanto trabajadores independientes como asalariados pueden presentar su declaración anual y aprovechar deducciones.

Para esto es buena idea que te acerques con un contador, que puede ser el de tu empresa u otro, y le preguntes cuánto dinero aproximadamente podrás deducir. Para saber esto, el contador necesitará conocer cuánto ganas al mes o por quincena.

Si tienes los comprobantes de pago que te da tu empresa, es mucho mejor, ya que el contador dispondrá de datos más certeros. En base a esto, el contador podrá hacer una proyección de lo que Hacienda te dejará deducir y te dará algunas pistas de cómo aprovechar ese dinero. Algunas opciones son:

  • Deducir colegiaturas de tus hijos en edad escolar
  • Comprar lentes para corregir problemas de la vista
  • Aportaciones voluntarias a tu afore
  • Abono de seguro de vida o vivienda
  • Pagar un tratamiento dental que te haga falta
  • Comprar una nueva computadora o impresora cuando es necesaria para tu trabajo

De esta forma, no solo disminuirás el dinero a pagar a Hacienda, sino que también podrás cubrir necesidades que ya tienes.

3. Avisa en tu empresa que tú realizarás tu declaración de impuestos

Avisa en tu empresa que tú realizarás tu declaración de impuestosCuando la empresa para la que trabajas hace tus declaraciones, ellos solo hacen el cálculo de lo que pagarás según tus ingresos. Esto significa que no toman en cuenta ningún gasto deducible extra. Aunque normalmente esto no representa ningún gasto para ti, puedes estar perdiendo la oportunidad de hacer deducibles ciertos gastos.

Al contratar a un contador para que realice tu declaración anual podrías recibir saldo a favor. Es decir, dinero que Hacienda deberá devolverte porque lo pagaste de más. Este dinero lo puedes usar de dos dos formas:

  • Recibirlo en tu cuenta bancaria
  • Dejarlo como saldo pendiente por parte de Hacienda para que el próximo año pagues menos

Como puedes ver, avisar en tu empresa de que realizarás tu contabilidad por tu cuenta es un buen truco para pagar menos y recuperar algún dinero. Eso sí, recuerda que para esto necesitas ser un contribuyente puntual.

Normalmente estos avisos se presentan durante el mes de noviembre pero, si tienes duda, pregunta en el área contable o de recursos humanos del lugar donde trabajas. Ahí también te dirán qué documentos debes presentar y cuándo y cómo te entregarán las constancias de retenciones.

4. Invierte para tu futuro y deja que Hacienda pague

Invierte para tu futuro y deja Hacienda pagueEn Kredito24 siempre tratamos de motivarte para que ahorres y te garantices un buen futuro. Pero si hasta ahora no hemos tenido éxito, debes saber que ahorrar también puede hacerte pagar menos a Hacienda.

¿Cómo? Muy sencillo, Si realizas aportaciones a tu afore o pagas un seguro de vida garantizas que tu futuro sea más sencillo y que Hacienda te cobre menos. El motivo es que el gobierno mexicano está dispuesto a premiar a aquellos ciudadanos que se preocupan por su futuro.

Después de todo, uno de los motivos por los que se recaudan impuestos es para dar servicios de salud a todos los mexicanos. Ahora bien, estas aportaciones no pueden ser de cualquier tipo ni en cualquier inversión.

Solo valen:

  • Aportaciones extra realizadas a la afore. Cada mes estás realizando un pago a tu afore que depende de tu sueldo. Si tú pagas un extra, ese extra se suma y al final del año fiscal lo puedes deducir. Ese extra lo puedes pagar como quieras: cada mes, cada que tienes un extra, con parte de tu aguinaldo, etc.
  • Primas de seguro de vida. Aquí existe una gran confusión debido a que en México hay varios tipos de seguro y mucha gente cree que cualquiera es deducible. La realidad es que solo podrás deducir los seguros de vida para ti o para tus dependientes económicos que no generen ingresos.

Si ahora mismo no tienes un seguro de vida ni haces aportaciones a tu afore, es un excelente momento. Eso sí, pregúntale primero a tu contador cuál es la cantidad límite para deducir.

Como puedes ver, Hacienda no solo puede darte dolores de cabeza. Si aprovechas sus beneficios también puedes mejorar varios aspectos de tu vida tanto en el presente como para tu vejez.

Comienza a aplicar estos trucos para que tu declaración anual te sea más favorable. Piensa que septiembre es uno de los momentos ideales porque puedes tomarte todo el proceso con calma.